Al borde del colapso sanitario Brasil abre sus puertas al turismo internacional

Río de Janeiro, una de las ciudades más visitadas por los argentinos, está en los umbrales del colapso sanitario. La tasa de ocupación de camas de terapia intensiva por COVID-19 se encuentra en el 91%, mientras que la atención en enfermería está ocupada en un 86% en los hospitales públicos.

Al mismo tiempo ya tiene casi el 60% de reservas hoteleras para los turistas que pasarán las fiestas de Navidad y Año Nuevo según informó el Sindicato de Medios de Hospedaje del Municipio de Río de Janeiro (Hóteis Rio) pese a que Río de Janeiro canceló las celebraciones populares en las playas. 

A nivel país, Brasil es el tercero más afectado del mundo con más 6,8 millones de positivos, solamente detrás de Estados Unidos e India. La cantidad de fallecidos por el coronavirus roza los 24.000 desde el inicio de la pandemia con cerca de 150.000 infectados detectados. De noviembre a diciembre el promedio diario de muertes subió 80% en la ciudad.

Con hospitales trabajando al límite de la capacidad y, en algunos casos, pacientes en fila de espera para acceder a cuidados intensivos, el gobernador interino Claudio Castro y el alcalde saliente, Marcelo Crivella, quien dejará el cargo en enero tras perder su reelección, anunciaron medidas para restringir aglomeraciones en parques y paseos playeros de Flamengo, Copacabana, Ipanema, Leblón y Barra de Tijuca, pese a que está autorizado estar en la playa y entrar al mar.

La situación es peor en los municipios que rodean a Rio de Janeiro y que tienen los mayores niveles de degradación, como los que integran la Baixada Fluminense: allí hay 206 infectados con coronavirus que esperan por una cama de Unidad de de Terapia Intensiva (UTI), según datos oficiales de la Secretaría de Salud.

El consulado argentino en Río recomienda que quienes estén decididos a viajar lo hagan con un seguro de salud.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
Para pedir música o hacer anuncios publicitarios, comunicate con nosotros.